Despido Laboral de trabajadores de empresas en concurso de acreedores

Las empresas que no pueden afrontar el pago regular de sus deudas han de solicitar el concurso de acreedores, que es un mecanismo legal para tratar de solventar la situación de empresas en dificultades.

 

El concurso de acreedores persigue la satisfacción ordenada de los acreedores (entre los que pueden encontrarse los trabajadores) si existe un deudor que se encuentra en situación de insolvencia y que es común a los mismos. Con el concurso, se evitan los efectos negativos que se derivan de un sistema individualista de satisfacción de créditos no coordinado, en el que la prioridad temporal en el cobro puede conducir a una distribución injusta e ineficiente del patrimonio afectado.

 

El concurso ordena la satisfacción de los créditos de los acreedores de acuerdo con los siguientes principios:

- regla general: principio de igualdad;

- excepción: principio de jerarquía. Este principio opera por las preferencias derivadas de los créditos con privilegios legales y las garantías que tiene el salario.

 

En la medida en que el concurso no supone, en principio, el cese de la actividad empresarial o profesional del deudor, el contrato de trabajo se mantiene en sus términos anteriores al concurso. Por tanto, salvo que concurra alguna causa extintiva, continúa la prestación de servicios laborales sin incidencia alguna.

 

En este sentido, es aplicable a los contratos de trabajo lo establecido sobre la vigencia de los contratos con obligaciones recíprocas: la declaración del concurso no afecta, en principio, a la vigencia de estos contratos. Las obligaciones pendientes deben ser cumplidas y las del deudor lo son con cargo a la masa.

 

Procedimiento de modificación, suspensión y extinción colectiva con fecha posterior a la declaración de concurso


El Juez de lo mercantil conoce de los procedimientos de modificación sustancial de condiciones de trabajo de carácter colectivo, incluidos los traslados colectivos, y de extinción colectiva o suspensión de contratos de trabajo o reducción temporal de jornada, por causas objetivas, solicitados en fecha posterior a la declaración del concurso.

 

El juez del concurso tiene atribuida la competencia para decidir, en determinados supuestos, sobre la modificación o vigencia de los contratos de trabajo.

En este caso, el procedimiento de modificación, suspensión y extinción se rige por lo establecido en el procedimiento judicial de regulación de empleo.

 

El régimen jurídico y de procedimiento dispuesto en la LConcursal se aplica únicamente a las modificaciones, suspensiones o extinciones por causas objetivas, de carácter colectivo, salvo en el caso de la suspensión, en que no se distingue. Pero no se define ni se delimita el concepto de colectivo aplicado a estas vicisitudes de la relación laboral, debiendo acudirse, por ello, a la definición que de las mismas aporta la normativa laboral.