Accidente de Trabajo: Abogados especialistas accidentes laborales

Son supuestos que pueden ser considerados, o presumirse, accidente de trabajo:


El accidente de trabajo, es aquel que sufre el trabajador en el lugar y durante el tiempo de trabajo, pero también las siguientes:

 

- Accidente de trabajo del trabajador que ocurre al ir o al volver del trabajo (conocido como accidente in itinere); el accidente en misión; el producido con ocasión o por consecuencia de las tareas realizas por órdenes del empresario o por interés de la empresa; enfermedades comunes contraídas con motivo del trabajo; enfermedades anteriores latentes que se manifiestan o agravan por el accidente de trabajo; enfermedades intercurrentes, es decir aquellas que tienen como consecuencia procesos patológicos debidos a accidentes de trabajo; otros supuestos, como los que sufren los cargos sindicales, los trabajadores en actos de salvamento, los ocurridos durante la realización de prestaciones personales obligatorias o los de los presidentes o vocales de mesas electorales.

 

Accidentes sufridos en el lugar de trabajo y durante el tiempo de trabajo

 
Las lesiones sufridas durante el tiempo y en el lugar de rabajo gozan de una especial consideración en virtud de la presunción iuris tantum (salvo prueba en contrario), de su calificación como accidentes de rabajo. Pero se requiere para que la presunción sea de aplicación la doble exigencia de que la lesión que sufra el trabajador se produzca durante el tiempo y en el lugar de rabajo (TS 20-12-05).

 

La presunción iuris tantum adquiere una gran importancia para el accidentado, pues le exime de la prueba de existencia de relación de causalidad entre el trabajo realizado y la lesión sufrida. Por el contrario, quien alegue que el accidente ocurrido durante la jornada laboral y en el lugar de trabajo no guarda ninguna relación con la actividad profesional desarrollada, debe aportar pruebas evidentes de ello. Así pues, la presunción puede destruirse mediante prueba en contrario, prueba que ha de ser cierta y convincente y no a cargo del accidentado (TS 12-6-89 ); por la que sea evidente la absoluta carencia de relación entre el trabajo, con todos lo matices físicos y psíquicos, y el siniestro (TS 18-6-97, EDJ 5856 ).


La presunción de laboralidad no sólo se aplica a los accidentes ocurridos durante el tiempo y en el lugar de trabajo, sino que también se aplica a las enfermedades que se manifiestan durante el mismo.

 

Los accidentes que son consecuencia de culpa civil o criminal del empresario, de un compañero de trabajo o de un tercero, constituyen auténticos accidentes de trabajo siempre y cuando guarden alguna relación con el trabajo.

 
El elemento determinante para calificar el accidente como de trabajo o no, es la existencia de una relación causa-efecto con el trabajo mismo, de modo que si ésta concurre estamos ante un accidente de trabajo. Si la agresión procede de asuntos personales ajenos al trabajo no estaremos ante un accidente de trabajo. Si ello no es así, el accidente debe ser calificado como de trabajo.

 

Pueden originar un accidente con su actuación:

 

a)  El empresario
b)  Los propios compañeros de trabajo.
c)  El tercero ajeno al trabajo y a la empresa.

 

Enfermedades profesionales como accidente laboral

 ENFERMEDADES PROFESIONALES

 

Las enfermedades del trabajo, o enfermedades profesionales, son consideradas propiamente un accidente laboral, aunque gocen de una protección particular.

 

La enfermedad profesional es la que se contrae a consecuencia o causa del trabajo que se desarrolla o las condiciones en las que se desarrolla realizado por cuenta ajena, tiene que estar reconocida en un cuadro que reglamenteariamente se ha establecido así.

 

Tiene que reunir unos requisitos:

 

1.- Trabajo sea por cuenta ajena.

 

2.-Que esté provocado por sustancias o determinados elementos.

 

3.- Que ocurra en la lista o cuadro establecido reglamentariamente.

 

Algunas enfermedades profesionales, aparecen exclusivamente en determinados ambientes de trabajo, nocivos para el trabajador, por lo que el nexo causal estaría muy claro, pero hay otras veces que no esta tan claro el nexo causal y que hay que demostrarlo en un procedimiento judicial,al que se aportarán pruebas para determinar si efectivamente la enfermedad deriva del trabajo o la podría haber contraido en cualquier otro sitio o por cualquier otra causa.

 

RECONOCIMIENTOS MÉDICOS

 

Todas las empresas que tengan que cubrir puestos de trabajo con riesgo de enfermedad profesional, están obligadas a realizar una revisión médica a los trabajadores previamente y periódicamente.

 

Y en esos reconocimientos tienen que salir aptos para trabajar, sino fuere así, la empresa no los puede contratar.

 

Los reconocimientos son a cargo de la empresa y obligatorios y gratuitos para los trabajadores, quienes tienen derecho al abono de los gastos que ello pueda ocasionar, y si fuera el caso, el salario que haya dejado de percibir.

 

Tanto las mutuas de trabajo como el INSS, tienen que llevar un libro de reconocimientos médicos y por tanto la vigilancia de los mismos y donde se inscriben los resultados de los distintos reconocimientos de los trabajadores, para ver si evoluciona o no.